lunes, 22 de marzo de 2010

SITUACIÓN DIDÁCTICA: “LOS DIENTES”.

COMPETENCIA:
LENGUAJE Y COMUNICACIÓN. Obtiene y comparte información a través de diversas formas de expresión oral.

SECUENCIA DE ACTIVIDADES
• Escuchar la canción de “El ratón Pérez”.
• Identificar el mensaje o temática de la canción en lluvia de ideas.
• Reunidos en círculo, los niños se observarán entre ellos los dientes; los contarán por parejas tratando de recordar cada quien la cantidad propia; notar a quien le faltan piezas o si hay irregularidades en los mismos. Hacer los comentarios pertinentes.
• Leerles el cuento: “La boca chimuela” e ir cuestionando a los niños conforme avanza el cuento. Destacar las palabras nuevas.
• En asamblea hablar sobre la higiene bucal. Hacer preguntas en torno a la importancia de cepillarse los dientes; la frecuencia de cepillado; los utensilios adecuados; la técnica de cepillado; el uso racional del agua.

OBSERVACIONES:
Hace un par de días, se habían presentado en el plantel representantes del sector salud para la aplicación de vacunas y en su visita se les regaló cepillos para dientes a los alumnos. También en días anteriores a éste, algunos niños del salón mudaron dientes, por lo que se generó un ambiente propicio para despertar el interés por el tema de los dientes.

Hoy al iniciar la mañana se les puso dos veces la canción de: “El ratón Pérez”, todos la escucharon con detenimiento, y después de ello, se les hizo varias preguntas para que los niños entablaran un diálogo con lluvia de ideas sobre lo captado en la melodía.

Los niños, turnándose para participar (alzando la mano), comentaron sobre lo que entendieron… que, el ratón recoge de debajo de las almohadas dientes que estén bien cepillados para dejarles un premio a cambio, con los que él va construyendo un castillito.

De estos primeros comentarios surgieron por parte de los alumnos otras preguntas de manera espontánea como… ¿y de qué está hecha la puerta del castillito?, por lo que otro niño contestó que tal vez le amarran un listón a un diente y así lo jalan para abrir.

Otro niño comentó que tal vez también puede usar los dientes que están sucios para construir su castillo, pero que al final tenía que pintarlo para que no se notara, también pensaron en que el castillo tendría que tener ventanas, y que la solución era dejando un huequito como cuando se les caen los dientes a ellos.

Después de eso, entre los niños, con mucho interés se observaron entre ellos sus dientes y expresaban con admiración a los demás invitando a ver lo que ellos cuando veían dientes picados, sucios o huecos. Después se concentraron los comentarios en asambleas y coincidieron en que la cantidad de dientes era semejante entre ellos, y oscilaba entre 18 a 22 dientes. Al terminar las participaciones de “todos” los niños (pues se les preguntó de manera individual cuantos dientes le contaron y cuantos le faltaban); se les leyó el cuento de: “La boca chimuela” de manera fragmentada, de manera que pudieran ir haciendo comentarios al respecto.

Los niños mantuvieron el interés y descubrieron datos significativos de cuestionamientos anteriores como, la cantidad de dientes en un niño a los 6 años (20) y los de un adulto (28). También, que la enfermedad de los dientes se llama: “caries”; sobre los dientes de leche y los fijos.

En realidad esta experimentación resultó a mi parecer muy provechosa, de hecho a mi parecer, se hicieron más reflexiones de las esperadas; aparte de ser un tema muy interesante para ellos por ser algo referente a su persona (los dientes), también creo que influyó bastante la emoción mostrada por la educadora al realizar las actividades. En resumen creo que se favoreció en gran manera la competencia planeada y se realizaron actividades retadoras y reflexivas a los alumnos.

Educadora: Martha Karina Lizárraga Delgadillo.
Grupo: 3° “C”.
Jardín de Niños: “Enriqueta de Parodi”.
Fecha: 11 de marzo del 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada